Adaion y el reto de transformar el sector eléctrico para integrar las renovables

Queremos contaros por qué hemos invertido en Adaion, una compañía que convierte las redes en activos más inteligentes y sostenibles

El problema de integrar las renovables

Tradicionalmente, la generación de electricidad ha seguido el siguiente esquema: un generador produce electricidad a partir de combustibles fósiles y esta se distribuye a nuestros hogares en redes de media y baja tensión.

Sin embargo, la irrupción de las Renewable energy, en respuesta a la lucha contra el cambio climático, supone un reto sin precedentes para las distribuidoras eléctricas porque están poco digitalizadas, particularmente en redes de media y baja tensión, que es precisamente donde se conectan hasta el 95% de los dispositivos. ¿Y por qué la integración de renovables supone semejante cambio de paradigma? Por distintos motivos, entre los que destacan:

  • A diferencia de los combustibles fósiles, las energías renovables como la eólica o solar son fuentes de energía intermitentes. Es decir, son fuentes que no están disponibles de manera constante o predecible porque dependen, por ejemplo, del clima. Esto implica la necesidad de dotar a la red de flexibilidad – herramientas que permitan adaptar la demanda para consumir a cuando haya exceso de generación de electricidad y reducir el consumo a cuando falte generación de electricidad.
  • La irrupción de renovables significa la aparición de un nuevo agente que no sólo consume, sino que además genera y vierte electricidad a la red desde su propio hogar. Esto es el llamado “autoconsumo eléctrico” y que en España se ha caracterizado por la instalación masiva de paneles fotovoltaicos en los hogares. El flujo de la red eléctrica ahora por lo tanto pasa de ser unidireccional (la electricidad viaja solamente del generador al hogar), a ser bidireccional (la electricidad viaja del generado al hogar y viceversa).
  • El aumento de las renovables también supone la conexión a la red de millones de nuevos dispositivos en baja tensión, como, por ejemplo, los vehículos eléctricos o las bombas de calor de aerotermia, frente a las pocas decenas dispositivos que la red eléctrica monitoreaba antes en media y baja tensión.

Las consecuencias de la escasa digitalización de las redes de distribución eléctrica

La escasa digitalización en baja tensión implica que las distribuidoras eléctricas tienen dificultades para saber con exactitud qué pasa en su propia red, no pudiendo abordar a tiempo los problemas causadas por la integración de renovables. Algunas consecuencias de esta barrera son:

  • Dado que no son capaces de gestionar la variabilidad introducida por la energía eólica y solar de forma automática, los proyectos de energías renovables pueden esperar meses o años para conectarse a la red o incluso cancelarse. Este problema es especialmente frecuente en Estados Unidos, Australia, Alemania e Italia.
  • En mercados sin flexibilidad las compañías eléctricas recurren a fuentes contaminantes de energía cuando la oferta de renovables supera la demanda porque la capacidad de almacenamiento a escala comercial de las mismas sigue siendo limitada.

El impacto positivo de Adaion

Adaion ha desarrollado una plataforma en la nube que permite integrar todos los datos procedentes de la red en una sola base universal, tratarlos, visualizarlos, depurarlos y enriquecerlos. Su solución incluye el desarrollo de un gemelo digital, un mapa virtual de las redes de media y baja tensión en tiempo real que ayuda a las distribuidoras a ganar visibilidad, predictibilidad y control sobre sus redes, haciéndolas más inteligentes y sostenibles.

Con este “mapa” las distribuidoras eléctricas pueden realizar simulaciones para conocer qué capacidad tiene la red de conectar nuevos puntos de suministro; detectar y localizar automáticamente instalaciones de autoconsumo solar en la red; o predecir congestión en la red causada por la conexión de nuevos dispositivos, identificando qué recursos se deberían activar para compensar la red. Es decir, dotar de flexibility to the network.

¿Por qué hemos invertido en Adaion?

La inversión en startups no carece de riesgo, sin embargo, muy pronto pudimos identificar los puntos positivos de la compañía, que no son pocos. Desde Fondo Bolsa Social hemos apostado por Adaion por distintos motivos, entre ellos:

  • Nos encanta la solidez de su equipo, liderado por Alfredo Rivela, un emprendedor con amplia experiencia en sector de infraestructura de datos y construcción de sistemas.
  • Es una herramienta con el potencial de acelerar la descarbonización de nuestro mix energético, facilitando a las distribuidoras la integración de las renovables y la electrificación de los dispositivos en los hogares.
  • Cuentan con una ventaja competitiva respecto a la competencia, al ser los más avanzados en la ingesta de datos en tiempo real y en poder dotar de flexibilidad a la red, y la tracción hasta la fecha ha sido muy buena.
  • Cuentan con un modelo de negocio escalable, con un componente de recurrencia. El producto es una herramienta crítica para los clientes, quienes hacen un uso muy regular de la plataforma.
  • Operan en un mercado en auge, con baja penetración de tecnología de digitalización de redes en media-baja tensión y con viento de cola regulatorio.
  • People barreras de entrada son altas, siendo el principal el escollo para nuevos competidores el desarrollo de la tecnología, y los costes de cambio para los clientes son elevados.

Adaion se convierte, por tanto, en la 15 inversión del Fondo Bolsa Social. Estamos muy felices de acompañar a Alfredo y al resto del equipo de Adaion en este camino. Como siempre, les daremos todo nuestro apoyo para ayudarles a crecer. ¡Bienvenidos!

Laura Colina

Analista – Responsable de impacto


Subscribe to stay up to date with our latest news

EN